X

Notas de Prensa

LOS SEIS PROBLEMAS QUE ENFRENTA  EL SECTOR PRODUCTIVO EXPORTADOR EN BOLIVIA

LOS SEIS PROBLEMAS QUE ENFRENTA EL SECTOR PRODUCTIVO EXPORTADOR EN BOLIVIA

Author: SuperUser Account/jueves, 23 de junio de 2016/Categories: Notas de Prensa

Rate this article:
No rating

De acuerdo a un análisis realizado por la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz, se han identificado seis inconvenientes que ha venido enfrentando el sector en el último tiempo, los mismos son; Restricción mediante política de cupos para las exportaciones, ausencia de incentivos para el sector productivo exportador, contrabando e informalidad, política cambiaria anticompetitiva, infraestructura y logística precaria, por último política tributaria y laboral regresiva.

1.- Restricción mediante política de cupos para las exportaciones

Desde 2008, la CADEX ha emprendido una lucha que no presenta grandes avances, como sector se han realizado las gestiones necesarias con el Gobierno Nacional mediante el Ministerio de Desarrollo Productivo, Ministerio de Economía y Finanzas, el Gabinete económico y Vicepresidente, donde se ha analizado la posibilidad de concluir con la política de cupos y se levanten las restricciones a las exportaciones.

El sector está limitado a vender sus productos en el mercado interno, el mismo que presenta baja demanda para la cantidad ofertada por los empresarios y productores; obligados a cumplir con el 95% del cupo, cantidad que también es limitada, cuando hay las condiciones necesarias para poder exportar.

Técnicamente se ha demostrado que el mercado interno siempre ha estado garantizado en su abastecimiento de todos los productos que en este momento se encuentran restringidos, en tal sentido, como sector se demanda la liberación plena para exportar.

2.- Ausencia de incentivos para el sector productivo exportador

De la misma manera, la burocracia “odiosa”, para obtener un permiso de exportación, más la política de cupos, son factores que provocan desincentivo a la inversión, a la conquista de mercados y a la gestión empresarial.

De acuerdo a compromisos asumidos en la Cumbre Agropecuaria “Sembrando Bolivia”, uno de las responsabilidades asumidos por parte del Gobierno Nacional, fue el de desarrollar políticas a nivel sectorial que faciliten la obtención de permisos para exportación.

Del mismo modo, el sector exportador boliviano es discriminado porque no ha recibido ningún incentivo para producir más y mejor. Si no se implementan normas, no se brindan las condiciones, y más bien se genera un entorpecimiento en los procesos, se provoca pérdida en competitividad, se desincentiva a la inversión, y por ende se frena el crecimiento económico del país.

3.- Contrabando e informalidad

De acuerdo a datos generados por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas del país, el contrabando mueve 1.500 millones de dólares cada año, por lo cual el Estado deja de recibir 400 millones de dólares anuales por evasión de impuestos, situación que también representa el 65% de informalidad en la economía, la mayor en América Latina.

En consideración a esta situación, el contrabando se produce de dos maneras; cuando los precios están altos, se debe a que alguien se está enriqueciendo, por lo tanto, obliga a vender mucho más barato de lo que realmente se puede producir, y si los precios están bajos, la tendencia es de salida o escape de productos, panorama que genera desacomodos en la economía interna, desincentivos e informalidad.

Si en el país no se implementan medidas que protejan a la industria nacional, considerando la caída en los precios del petróleo y la devaluación de monedas en países vecinos, lo que hace más barato y competitivos sus productos versus los nuestros, se genera una competencia desleal en ingreso de mercadería legal o de contrabando y se fomenta a la informalidad. El régimen de mínima cuantía es una normativa que promueve el contrabando y la informalidad de mercancías, en detrimento de la producción nacional, industrial y el empleo formal.

4.- Política cambiaria anticompetitiva

En el último tiempo, la internación de productos extranjeros al país, ha ingresado y continúa ganado mercados de manera desmedida, la introducción de azúcar, aceite, granos, harina, entre otros alimentos y bebidas está afectando a la industria nacional, ¿qué se hace al respecto?, es la cuestionante desde la CADEX.

Bolivia mantiene un tipo de cambio fijo desde noviembre del 2011, en el largo plazo el mantenimiento de esta política cambiaria podría derivar en problemas de balanza de pagos y disminución de RIN deteriorando la estabilidad macro.

Asimismo, también se debe considerar una política cambiaria pro industria. Los bolivianos debemos saber que si queremos desarrollarnos tenemos que generar una industria productiva y competitiva, pero para ello se necesita una tasa de cambio que aliente la producción. Todos los países emergentes como Chile, China, Corea y muchos otros utilizaron la política cambiaria como herramienta que impulsaba el crecimiento de la producción y el desarrollo industrial.

5.- Infraestructura y logística precaria

El panorama en este sector no es diferente a los anteriores, los problemas y limitaciones que enfrentan los exportadores en cuanto a transporte, vías de acceso y logística para poder sacar sus productos del país, es realmente preocupante dado que incrementan los costos y riesgos.

La falta de prevención y mantenimiento en las carreteras, la ausencia de apoyo para el buen funcionamiento del sistema ferroviario, la precariedad en la Hidrovía  Paraguay Paraná, y las limitadas condiciones en el sistema aéreo y logístico, son realidades que deben ser trabajadas.

6.- Política Tributaria y Laboral.

La política tributaria obstruccionista y la presión tributaria que existe actualmente a un sector formal están asfixiando en mayor o menor medida a todos los sectores productivos.

Las multas, sanciones, la prescripción, entre otras discrecionalidades que aplica el SIN están desincentivando la inversión.

Respecto a los CEDEIM, el derecho a la neutralidad impositiva, no se cumple para los exportadores en la devolución del crédito fiscal generado, y en algunos casos su proceso de trámite demora entre 2 y 5 años.

En cuanto a la política laboral, su rigidez (inamovilidad laboral y laudos arbitrales) y los incrementos salariales y dobles aguinaldos han causado por un lado un desbalance financiero, por otro lado reprimen la creación de nuevos empleos formales, y finalmente alientan la informalidad especialmente en las MiPyMes dado que estas unidades productivas tienen menos holgura financiera siendo empujadas al sector informal.

Print

Number of views (1069)/Comments (0)

x